Toma nota, el otoño cambia tu piel.

Todo nuestro cuerpo cambia con el cambio de cada estación con la finalidad de adaptarse a las nuevas condiciones climáticas. Y si nuestra piel y nuestro entorno (temperatura, grado de humedad, radiación solar…) es cambiante a lo largo del año, los cuidados y los mimos que le damos también deberían ser acordes a estos cambios. Es por ello que utilizar siempre los mismos productos cosméticos no es recomendable ni eficaz.

 

Pero hay otros factores a tener en cuenta que también afectan directamente al aspecto general de nuestra piel. El órgano más grande de nuestro cuerpo también es susceptible del estrés emocional, de los hábitos alimentarios y del sueño. Por algo se dice que la cara es el espejo del alma.
Así que conseguir, pero sobretodo mantener, la piel que buscamos no es cosa fácil, requiere de mucha auto-observación y un poco de interés en la materia.

En mi caso y para poneros en situación, definiría mi piel como mixta; el mundo cosmético se ha empeñado en llamarla así, aunque es el tipo de piel que tiene la inmensa mayoría.
Tengo picos de acné, también como la mayoría, una semana antes de la menstruación y manchas desde mi embarazo. También tengo tendencia a la deshidratación. ¿Te suena el cuadro?

Últimamente estoy notando que la zonas de frente y barbilla están especialmente más grasas de lo habitual (este cambio en mi piel se debe a que he empezado dieta y he aumentado las horas de ejercicio físico que realizo a la semana), y aunque el melasma del embarazo es casi imperceptible y los niveles de agua en mi piel son bastante aceptables, me he propuesto equilibrar estas zonas más grasas respecto a las más secas (la eterna lucha).

Así que teniendo en cuanta mi tipo de piel y sus necesidades actuales, mi estilo de vida y el cambio de estación, me he creado la siguiente rutina facial, allá vamos!

-Por la mañana limpieza con el limpiador de base acuosa de APoEM (se está a punto de teminar y empezaré con el Peppermint Facial Wash de Organic Pharmacy, el cual ya he probado y apunta maneras).

-Tónico/mist Velvet Hidratacion de Le Pure, los que me conocen un poco saben que soy muy fan de él. Funciona genial en pieles deshidratadas y da un glow brutal cuando lo aplicas sobre el maquillaje.

-Sérum de ácido hialurónico de Organic Pharmacy, para mi es imprescindible. Rellena la piel desde dentro y acaba con ese aspecto apagado y mate al que tengo tendencia. Se nota mucho por fuera, el poro está menos visible y en consecuencia la textura mejorada.

-Y aquí mi último descubrimiento! La crema de día de Manuka de Organic Pharmacy, es MARAVILLOSA, me está regulando increíblemente bien el exceso de grasa que os comentaba más arriba. Tras aplicarla me noto la piel jugosa pero sin excesos, 100% recomendable.

Como último paso siempre aplico (todo el año y sin excusas) protección solar. De nada sirve aplicar cremas mil cremas si luego no aplicamos un factor de protección que nos proteja y nos prevenga del daño solar.

¿Tienes dudas? Contáctanos! Estaremos encantados de ayudarte a elegir la rutina que me mejor se adapte a tus necesidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *