La maravillosa Rosa Mosqueta de Pai.

Desde tiempos inmemoriales, la rosa mosqueta ha significado obra y milagro para todas las exigencias de la piel.
Se utiliza principalmente desde su descubrimiento, para estimular la cicatrización de la piel, revertir arrugas y signos de la edad, y mejorar el aspecto de algunos problemas cutáneos, como el eczema o la dermatitis.
Todo un todoterreno en cuanto a propiedades cosméticas y antioxidantes.

Foto Rosa Mosqueta

Por eso, cuando cayó en mis manos el aceite Rosehip Bioregenerate de la firma inglesa PAI Skincare moría por meterle la zarpa encima y rauda y veloz me dispuse a descubrir mi nueva piel, en versión mejorada.

Como comentaba al principio, la rosa mosqueta es uno de los “ingredientes maravilla” para mi. Todas sus propiedades la hacen mágica, pero si además, PAI decide sacarle jugo al 100%, ya es otro nivel.

¿Cómo lo hacen?

Es el aceite de rosa mosqueta más puro que existe en el mercado, y el best seller de la marca y de nuestra La Crème Organics, básicamente porque es el único aceite que combina la semilla de la misma rosa, con el aceite de su fruto. Si añadimos su Omega 3, 6, 7 y 9 y el poder de sus carotenoides, listos para frenar la oxidación de la piel… nos encontramos ante un tesoro digno de la realeza.
Otra de sus singularidades, es su aroma. Tiene un olor algo fuerte, pero agradable, muy natural.
El aroma de un producto dice mucho de él, y el de este aceite a mi me dice a gritos: “Hola, soy lo más natural que le has puesto encima jamás a tu piel.”

Apto para todas las pieles, ya sean grasas, secas, sensibles, azules, verdes, o moradas… si la constancia para ti es una virtud, vas a notar sus positivísimos efectos con brevedad.
La piel se torna más elástica y revitalizada, las manchas y pequeñas marquitas se atenúan, y la piel despierta, es un “all-in-one” que todos deberíamos tener en nuestra skincare bag.
Puede utilizarse en rostro y cuerpo, a mi particularmente me encanta usarlo en el escote, además de en el rostro, ya que deja la piel ligeramente iluminada y muy suave e hidratada.

Es no comedogénico. No contiene alcohol, ni perfumes. Ni trampa, ni cartón. Lo que ves, es lo que hay.
El formato en cuentagotas es súper útil y ayuda a que apliques la cantidad exacta sin demasiada parafernalia.
Mi uso favorito es el siguiente: aplico tres gotas por la noche, antes de acostarme, con la cara limpia y seca, tres veces por semana.

De verdad, I swear: «mi piel es otra cuando me levanto. No me he visto tan guapa en mi vida, ni siquiera cuando visto unos labios bien rojos y un ahumadazo dramatiquísimo en los ojos.»
Si le dais una oportunidad, no os vais a arrepentir. De hecho, Harper’s Bazaar le concedió el premio “Best Organic Miracle Worker”. Por algo será…

¿Dónde comprar?

Aquí mismo, en nuestra tienda La Crème Organics
La encontrarás en formato de 30ml.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.